martes, 14 de abril de 2015

¿Un vino con alma?



¿Alguna vez escucharon hablar sobre el alma de los vinos? Yo sí, y estoy firmemente convencido de que ellos también tienen alma, pero claro está, no todos.

Los vinos con alma son los que a través de su sabor y de su olor, son capaces de trasladarnos a su lugar de nacimiento, de llevarnos a conocer su paisaje y la cultura de la que provienen.

Los buenos catadores, al igual que yo, seguramente se han dado cuenta al degustar un exquisito vino, que gracias a sus propiedades podemos conocer las características del lugar del que vienen; el suelo, el clima, la fermentación, las barricas, etc., etc.

Sin lugar a dudas, el excelso sabor de un vino cosechado con paciencia y sabiduría es el alma misma del vino, por eso la importancia, creo yo, de saber diferenciar entre los vinos bien elaborados y los que se crean de manera mecánica.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada